Grupo MCI da luz a Vivood Lanscape Hotel

Situado en el virgen Valle de Guadalest, un entorno de alto valor paisajístico a 50 minutos de Alicante, VIVOOD Landscape Hotels, la red pionera de destinos turísticos sostenibles, diseñada y gestionada por arquitectos, ha inaugurado este verano el primer hotel paisaje de nuestro país. El proyecto supone una innovación en arquitectura modular integrada en el paisaje en la que todos los elementos se conjugan con un único fin: la evasión.

Para la iluminación de los exteriores de todo el complejo se han instalado balizas de bajo consumo orientables, Sitra 360L de SLV by Grupo MCI. Luminarias que orientan y señalizan por la noche, pero que no inciden en el ambiente ni producen contaminación lumínica en el entorno gracias a sus cabezales ajustables que proporcionan la flexibilidad necesaria para dirigir la luz y crear el efecto deseado.

Además, este tipo de balizas ayudan a realzar la profundidad y carácter de la vegetación del complejo creando un entorno místico y acogedor para los clientes que están hospedados en el hotel.

En las habitaciones se han instalado luminarias de pared Plastra Cube. Estas luminarias proporcionan luz directa/indirecta y están hechas de yeso, lo que permiten que una vez instaladas las luminarias se puedan pintar del mismo color que la pared dando un efecto de continuidad en el espacio.

El hotel ofrece todas las comodidades de un hotel de lujo en plena naturaleza, así como por suponer una innovación en arquitectura modular integrada en el paisaje a través de sus 25 suites de diseño independientes, un restaurante & lounge bar, una piscina panorámica y varias terrazas y jacuzzis exteriores privados.

Todos los elementos integradores del concepto, desde el entorno, el paisaje, las vistas, la arquitectura, el diseño interior, la piscina, hasta los jacuzzis, han sido diseñados con el objetivo de construir ese aura. El ambiente más puro de silencio y tranquilidad para lograr la evasión: su verdadero valor diferencial.

VIVOOD nace así como un lugar para la desconexión y se proyecta basándose en las premisas básicas del concepto Landscape Hotel:

1. Disponen de un gran ventanal para lograr el contacto con el entorno, tanto en la estancia principal como en el baño. Búsqueda de un contacto directo, físico y visual, con el entorno, el cual es posible gracias a los grandes los grandes ventanales dispuestos en cada uno de los módulos construidos, tanto edificios comunes como habitaciones, tanto en la estancia principal como en el baño.

2. La separación entre alojamientos es suficiente para fomentar el sentimiento de aislamiento. Se dispone de al menos 1.500 m2 por habitación. Fomento de un sentimiento de aislamiento y exclusividad. Para ello, las habitaciones se materializan como módulos independientes y dispersos en un extenso entorno natural no acotado, donde cada una de ellas dispone de una superficie asociada no inferior a 1500 m2.

3. Las habitaciones se acomodan a la topografía. No se aterraza ni cimenta de manera agresiva. Los módulos se acomodan al terreno sin alterar su topografía, incidiendo en ella de un modo puntual mediante un sistema de cimentación no agresivo y reversible.

4. Se conserva y restaura el paisajismo del lugar utilizando vegetación autóctona.

5. Diseño para evitar el intrusismo visual. Nadie observa el interior de los alojamientos cuando pasea por los senderos del hotel. Los accesos a las habitaciones se realizan por la parte posterior de los módulos donde no hay aperturas. El diseño arquitectónico del hotel ha sido desarrollado con el fin de fomentar la independencia e individualidad de cada una de sus habitaciones, desde donde contemplar el paisaje sin ser visto. Así, a éstas se accede desde los caminos dispuestos en su parte posterior, desde donde nadie puede observar el interior de los alojamientos.

6. La disposición urbanística de los módulos se desarrolla en torno a una espina central que articula y arma los diferentes caminos de alojamiento. Módulos separados para fomentar el máximo silencio. La disposición urbanística de las habitaciones se desarrolla en torno a una espina central que articula y arma los diferentes caminos de alojamiento de uso exclusivo de los huéspedes de dichos módulos, garantizando así el máximo silencio.

7. No se usan materiales invasivos, reflectantes ni con colores estridentes. Todo el proyecto se basa en la combinación de dos materiales: madera y viroc negro. El proyecto se materializa mediante la utilización de sistemas constructivos sostenibles y correctamente integrados con el medio, destacando la utilización y combinación de madera y viroc negro.

8. Control de la iluminación exterior. Todo el hotel se proyecta con una iluminación de bajo consumo indirecta, controlada con puntos de luz bajos de Grupo MCI. Elementos que orientan en la vida nocturna, pero que no inciden en el ambiente ni producen una contaminación lumínica.

 

Creditos: 

  • Arquitectos: VIVOOD Landscape Hotels, Daniel Mayo, Agustín Marí, Pablo Vázquez
  • Colaboradores arquitectos: Miguel Peña, Marina Puche
  • Arquitecto técnico: Sergio Casanova
  • Fotografía: Jabalístudio, Amanda Glez, Toni Elvar
  • Ubicación: Benimantell, Alicante
  • Parcela: 84.000 m2
  • Superficie Construida: 1.000 m2
  • Construcción Prefabricada: Inwoodstry
  • Proyecto de interiorismo: VIVOOD Landscape Hotels
  • Proyecto de paisaje: VIVOOD Landscape Hotels
  • Proyecto de Iluminación: VIVOOD Landscape Hotels
  • Síguenos en
  • MCI en LinkedIn
  • MCI en Facbebook
  • MCI en Twitter
Suscríbase a nuestro Newsletter Suscribirse